Protocolo P = Parásitos de AK (limpieza de colon)


Protocolo P = Parásitos de AK (limpieza de colon)
Hipócrates, el padre de la medicina moderna, dijo: “Toda enfermedad comienza en el intestino”.  Por lo tanto, podríamos decir también que "la salud comienza también en el intestino".


Si el intestino no funciona correctamente, el sistema inmune se verá comprometido, dando paso a una amplia variedad de problemas de salud. Una función intestinal inadecuada se ha relacionado con alergias, artritis, dolores de cabeza, síndrome de fatiga crónica, fibromialgia, diabetes, depresión, trastornos digestivos como la enfermedad de Crohn y sensibilidad a los alimentos. También con trastornos de la piel, tales como acné, psoriasis y eczema.


Según  la  Real  Academia  de  Medicina  Británica  el  90%  de  las  enfermedades y  del  malestar  está  relacionado  directa  o  indirectamente  con  el  colon  sucio. Podemos  considerar  el  colon  como  la  cloaca  del  cuerpo  y  las  toxinas  que  allí  se encuentran  se  filtran  en  la  sangre  y  deterioran  gravemente  la  salud.  En  el  colon de  los  adultos  mayores  de  40  años  se  pueden  encontrar  generalmente  entre  2 y  12  kilos  de  sedimentos.  En  este  grueso  de  basura  no  purgada  se  mueven  los parásitos  más  o  menos  grandes  intoxicando  el  organismo  de  su  hospedador  de una  forma  lenta,  pero  segura.  


De  los  alimentos  que  llegan  al  sistema  digestivo  los parásitos  consumen  la  mayor  parte  de  sus  buenos  nutrientes  dejando  muchas veces sólo “basura” al hospedador. Es  por  eso  que,  aunque  se  trate  de  comer  sanamente  tomando  vitaminas suplementarias  y  otros  productos,  no  se  consigue  ninguna  mejoría,  es  más, en  ocasiones  se  consigue  todo  lo  contrario:  nutrir  a  los  parásitos.  Uno  de  los mejores  métodos  para  eliminar  todo  ese  grueso  es  la  llamada  “hidroterapia  de colon”, que un técnico puede realizar. 


De  manera  natural  y  aunque  sólo  sea  con  agua,  el  tratamiento  con  enemas de  2  litros  puede  ayudar  a  curar  muchas  enfermedades.  Utilizado  por  muchas culturas  desde  la  antigüedad,  es  un  método  fácil  y  una  de  las  formas  naturales de limpiar progresivamente el colon. El  líquido  introducido ayuda a eliminar la toxicidad acumulada en el intestino, por la  muerte  de  los  parásitos.

En  el  caso  de  producirse  una  muerte  masiva  de gusanos  pueden  aumentar  la  fiebre,  el  cansancio  y  uno  puede  llegar  a  sentirse bastante  enfermo.  Para  evitar  que  las  toxinas  lleguen  al  torrente  sanguíneo debemos evacuar el sistema digestivo lo antes posible a través de enemas.
El enema es una de las partes imprescindibles en este tratamiento.


Los  parásitos  generan  una  mucosa  o  biofilm  en  el  intestino  en  el  que  pueden esconderse para  no  ser  atacados  por  ningún  medicamento, de ahí  la  importancia de  los  enemas  con  CD.  El  CD  es  capaz  de  penetrar  esa  capa  destruyendo  también los  huevos  y  larvas  que  allí  se  alojan.  Debe  realizarse  diariamente  a  partir  del segundo  día  y  progresivamente  puede  ir  espaciándose  cada  3  o  4  días.  Lo  más importante  es  escuchar  al  propio  cuerpo  y  él  mismo  nos  marcará  las  pautas  de sus necesidades. La  cantidad  adecuada  a  utilizar  es  de  entre  10  y  20  gotas  de  CD  con  su correspondiente  activador  o  bien  10-20  ml  de  CDS  para  2  litros.  Se  puede  ir aumentando  la  dosis  según  la  aceptación.  Lo  más  importante  es  retener  el líquido dentro el mayor tiempo posible (5-10 minutos, si es posible, no más). 


Detección  de  parásitos  en  heces.  Se  hace  necesario  detectar  las  lombrices observando  directamente  la  materia  fecal.  Para  eso  podemos  disponer  de una  palangana  de  plástico  de  diámetro  no  muy  grande  y  de  un  palito  para  el examen  cada  vez  que  hagamos  una  deposición.  Se  hará  muy  útil  si  disponemos de  un  microscopio  para  la  diagnosis,  porque  con  él  podemos  observar  tanto los  pequeños  parásitos  que  pueda  haber  en  la  sangre,  como  la  presencia  de huevos  o  larvas  en  las  heces.  De  esta  manera  podemos  controlar  si  la  cantidad parasitaria disminuye. Este  tratamiento  es  tremendamente  eficaz  para  niños  que  no  pueden dormir ya que muchas veces son los mismos parásitos, los que causan malestar e  inquietud.  Sobre  todo  en  niños  es  un  parásito  muy  común  que  es  responsable de causar ansiedad o trastornos tipo déficit de atención. 


¡Ha llegado el momento de destapar tu cañería!